a

La IX marcha indígena llegó a La Paz a las 10:30 de ayer y en su recorrido por las calles de la ciudad cosechó el apoyo de la población, traducido en frases de aliento y donativos de alimentos, agua y ropa.

Después de 60 días de caminata finalmente había alcanzado su primer objetivo: arribar a la sede de Gobierno para luchar por la derogación de la Ley 222 que dispone la consulta previa en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) como paso previo para construir una carretera entre Cochabamba y Beni.

Intento fallido. Por la tarde, el intento de la columna indígena de ingresar a la plaza Murillo fue frustrado por una fuerte presencia policial.

“¡Vendidos por 100 bolivianos, déjennos pasar!” “¡La plaza es del pueblo y no de los masistas!” “¡Traigan a sus mujeres, queremos negociar!”, eran algunos de los estribillos que vociferaban los acompañantes de la marcha.

Tipnis BoliviaEn respuesta, los policías rociaron gas pimienta entre los movilizados.

Posteriormente la marcha se dirigió a la plaza San Francisco, donde se les dio la bienvenida, para luego escuchar una misa a cargo del monseñor Edmundo Abastoflor.

Tipnis
Tres nacimientos que trajeron felicidad a los movilizados

Conmovedor. Un hecho sublime de la novena marcha en defensa del Tipnis fue el nacimiento de tres bebés.

Los dos primeros son gemelos que nacieron el 23 de mayo bajo una fuerte tormenta en San Lorenzo de Chaparina.

La madre de los pequeños, Carolina Moye, del pueblo Chimán, dijo que estos angelitos le darán fortaleza para seguir marchando hasta La Paz.

El tercer bebé nació a la llegada de la columna en la sede de Gobierno. La situación fue interpretada como un símbolo de iluminación en la lucha por preservar su territorio./MCM

Tipnis BoliviaCronología

La IX marcha a su ingreso a La Paz (Fundación Tierra)

10:27 Escoltas
Ocho policías y guardias municipales en motocicletas abren paso a la novena marcha. Además, cuatro ambulancias, tres de la Alcaldía y una de Bomberos, están al frente de la columna indígena.

10:37 Bendición de la Iglesia
El sacerdote Xavier Albó ya está en la punta de la marcha y espera al padre Enrique. Los indígenas encargados de trasladar las imágenes de una cruz ignaciana y la Virgen María flanquean al sacerdote. Estas esculturas de madera acompañan a la novena marcha.

12:10 Agresión a la vigilia
los indígenas recibieron la denuncia de que la vigilia apostada en San Francisco sufrió agresiones de parte de quienes participan en la contramarcha afines a el Movimiento Al Socialismo (MAS) que se dirige a la plaza Villarroel.

13:05 La marcha descansa
Los indígenas decidieron descansar unos cuantos minutos en la avenida Las Américas, una cuadra más abajo de la plaza del Maestro. Mientras, en la plaza Villarroel, decenas de vecinos esperan a los caminantes y protestan en contra de la contramarcha.

16:24 Gasificación
Los guardias indígenas quitan un escudo a un policía que les impedían el paso a la plaza Murillo. Los indígenas mueven la barrera de los efectivos del orden y los policías lanzan gases pimienta con chisguetes en los rostros de los marchistas.

17:28 Revilla pide diálogo
En la concentración en la plaza San Francisco, el alcalde Luis Revilla, a tiempo de dar la bienvenida a los marchistas, pide al Gobierno entablar una mesa de diálogo. Solicitó un minuto de silencio por los tres muertos en la novena marcha indígena. Otilia Cunay, Alejandro Cayuba y Justo Illanes.

19:12 Campamento en la plaza San Francisco
La secretaria de la novena marcha indígena, Nazareth Flores, informó, que la columna de marchistas acampó en la plaza San Francisco. Los niños y las madres serán trasladados a la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).// El Día

__________

Marcha del Tipnis llega a La Paz en medio de tensión

En medio de aplausos, abrazos, mixtura y pétalos de flores lanzados por la gente que salió a las calles a recibirlos, los indígenas de la IX marcha llegaron ayer al centro de La Paz después de 61 días de caminata desde Trinidad, de donde partieron en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

A pesar de que la bienvenida de los vecinos fue calurosa y representantes del municipio y de la Iglesia Católica organizaron un recibimiento oficial en la plaza San Francisco, los marchistas vivieron momentos de tensión.

Por la mañana, mineros cooperativistas, gremialistas y campesinos afines al Gobierno participaron en una contramarcha para “defender el proceso de cambio”. Su ruta era la misma que habían previsto los marchistas de tierras bajas.

Los indígenas optaron por cambiar su recorrido para evitar confrontaciones; sin embargo, los llamados “Ponchos rojos” agredieron con sus chicotes a un grupo de vecinos que manifestaba su apoyo a la marcha.

El Gobierno aún no atendió el pedido de diálogo de los marchistas, y el vicepresidente Álvaro García Linera dijo que espera conocer si los indígenas buscan debatir sobre el Tipnis o la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob).

Las autoridades gubernamentales no permitieron que la caravana ingresara a la plaza Murillo, donde policías reprimieron a los marchistas con gas pimienta. Una vigilia fue instalada anoche por los indígenas en la plaza San Francisco, en espera de entablar el diálogo para la atención de su principal demanda, la anulación de la Ley 222 que establece una consulta “previa” en el Tipnis para definir si la carretera a Beni atraviesa o no esa reserva.

Los varones que componen la IX Marcha Indígena buscaban anoche la mejor forma de protegerse del frío en su primera noche de vigilia en la plaza de San Francisco, donde tienen previsto permanecer hasta que el Gobierno atienda sus demandas.

“Es un Gobierno insensible que no se ha conmovido, que ha sacado a sus militantes para agredirnos con dinamita. Podemos esperar de todo, sólo tenemos que estar unidos”, dijo el diputado indígena Pedro Nuni.

Al margen de esta vigilia, Nuni estableció que la dirigencia de la IX marcha planea varias estrategias que, “por razones obvias”, no se dan a conocer aún.

El presidente de la Cidob, Adolfo Chávez, calificó de “muchachadas” las declaraciones de García Linera, quien dijo que espera que los indígenas hagan llegar una agenda de negociación. “Antes de salir de la marcha, se envió la agenda. El objetivo es tratar de jugar con los pueblos indígenas”, dijo.

Sobre el pedido de “interlocutores válidos”, hecho por el senador del MAS, Adolfo Mendoza, Chávez indicó que el asambleísta “no puede juzgar a ningún dirigente, ya que la misma columna ratificó a sus dirigentes”.

Cálido recibimiento

La IX Marcha indígena fue recibida calurosamente por la población que se volcó a las calles para aplaudir a los marchistas y entregarles abrigos, mates de coca y pan como una muestra de solidaridad con su movilización.

La marcha partió de la localidad de Urujara, distante a 12 kilómetros de La Paz, con la bendición del sacerdote jesuita  Xabier Albó. La marcha continuó rumbo a la plaza mayor de San Francisco. A medida que avanzaban por los barrios de Kalajahuira, Chuquiaguillo, Villa El Carmen y Villa Fátima, más personas salían a recibirlos y muchos se unían a la columna que partió reforzada con sectores como la Federación de Juntas Vecinales de El Alto, activistas e indígenas recién llegados.

Durante la bajada hacia La Paz, los médicos tuvieron que socorrer al menos a seis niños, a los cuales les faltó oxígeno y que fueron trasladados hacia la clínica La Merced.

Al entrar en Villa Fátima, varios vecinos lanzaron pétalos de flores, papel picado y mixtura a los indígenas, otros se acercaban a abrazar y poner guirnaldas de flores a los dirigentes, principalmente a Bertha Bejarano y Adolfo Chávez. En contrapartida, personas afines al MAS y miembros de la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca), aprovecharon la oportunidad para insultar a la marcha indígena. No obstante, los movilizados decidieron no responder.

Ya cerca de la Plaza Villarroel, la columna hizo un alto debido a que la Policía advirtió que en ese lugar se concentraron los movimientos sociales que apoyan el “proceso de cambio”, a la espera de los indígenas. La marcha se detuvo por unos 20 minutos, tiempo en el que la dirigencia decidió cambiar su ruta ingresando por la avenida Tejada Sorzano, siguiendo por las calles adyacentes hasta llegar a la avenida Simón Bolívar, vía por la que se conectaron con la avenida Camacho.

A pesar de que tenían previsto ingresar a la avenida Mariscal Santa Cruz, de manera sorpresiva la marcha subió por la calle Ayacucho, dirigiéndose hacia Plaza Murillo. En las calles Ayacucho y Potosí, los marchistas se encontraron con una barricada policial que les cerró el paso al centro político del país.

Parte de la población paceña que acompañó a la marcha comenzó a insultar a los policías, les gritaban “¡vendidos!” porque hasta el martes estaban amotinados en la Plaza Murillo y ayer evitaban el ingreso. Los más osados arrojaron monedas de un boliviano y enseñaron billetes de 100 Tras la negativa de los custodios policiales, los indígenas decidieron bajar por la calle Potosí, aparentemente rumbo a la plaza de San Francisco. Pero, la marcha subió por la calle Colón, entró a la Indaburo y bajó por la Yanacocha hasta el cruce con la Ingavi, donde encontraron otro cerco policial que no los dejó entrar a Plaza Murillo.

Hubo un momento de tensión con insultos y objetos lanzados a los policías que respondieron con gas pimienta, que afectó principalmente a los líderes de la marcha. Los más afectados fueron Bertha Bejarano y el líder del Conamaq, Félix Becerra. Al ver que el intento de ingresar a kilómetro cero fue inútil, los indígenas se dirigieron a la plaza San Francisco. Una vez allí, lfueron recibidos por el alcalde de La Paz, Luis Revilla (MSM), quien les dijo que siempre serán bien recibidos en La Paz.

“Se pretendió atemorizar a la marcha y también a la población paceña para que no reciban a la marcha, pero pudo más el coraje y el compromiso que tiene La Paz con la marcha. No sólo damos la bienvenida, sino que resguardaremos y protegeremos a la marcha”, dijo Revilla.

En este acto, el arzobispo de La Paz, Edmundo Abastoflor ofició una misa como parte de la bienvenida a los marchistas. Exactamente, dos meses antes, los marchistas escuchaban misa en la catedral de Trinidad, donde Adán Bravo, párroco de la Santísima Trinidad, los bendijo.

Luis Revilla

“Se pretendió atemorizar a la marcha y también a la población paceña para que no reciban a la marcha, pero pudo más el coraje…”

La bienvenida

A la llegada de los indígenas, sonaron las  campanas de la iglesia de San Francisco, donde monseñor Edmundo Abastoflor ofició una misa.

Gasificación

Adolfo Chávez, presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas, lamentó que los policías no dejaran ingresar a los marchistas a la plaza Murillo.

Gobierno

El vicepresidente Álvaro García dijo que enviaron una carta a la dirigencia de la marcha  para que aclare en base a qué puntos pueden iniciar el diálogo.

Albó pide entendimiento

La Paz | Anf

El último tramo recorrido por la IX marcha rumbo al centro paceño comenzó ayer con un acto religioso a cargo del sacerdote jesuita Xavier Albó, quien lució una estola con la imagen del padre Luis Espinal.

Albó pidió entendimiento por parte del Gobierno con los sectores sociales respecto a la IX marcha indígena en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Además llamó a la reflexión para una ronda de diálogo que atienda la plataforma de demandas de los marchistas. "A los que se oponen, que se les ablande el corazón", reflexionó el sacerdote.

Albó es un antropólogo español que llegó a Bolivia en 1952 y se dedicó a investigar sobre los pueblos indígenas campesinos y originarios. Manifestó un fuerte apoyo al MAS; sin embargo, cuando surgió el conflicto de la vía por el Tipnis fue bastante crítico con el Gobierno y su proyecto carretero por el medio del parque.

Demandas de la IX Marcha Indígena

1. Cumplimiento y vigencia plena de la Ley Nº 180 de protección al Tipnis. Modificación de su reglamento. Abrogación de la Ley Nº 222 de consulta al Tipnis.

2. Suspensión de actividades hidrocarburíferas en el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Aguaragüe.

3. Reconocimiento concreto e individualizado de las naciones y pueblos indígenas originarios preexistentes y su declaratoria como sujetos de derechos.

4. Titulación de todos los procesos de saneamiento de las Tierras Comunitarias de Origen (TCO) en actual trámite a favor de naciones, pueblos y comunidades indígenas originarias.

5. Cumplimiento de los derechos al medio ambiente, a la biodiversidad y a los ecosistemas, en el marco del respeto y la defensa de la Madre Tierra.

6. Aprobación de la propuesta de Ley de la Madre Tierra (consensuada en 2010).

7. Cumplimiento de acuerdos de la VIII Marcha Indígena Originaria

8. Encarcelamiento en Chonchocoro de los responsables y autores materiales e intelectuales de la represión del 25 de septiembre de 2011 en Yucumo.

9. Respeto a la participación y control social en el diseño, construcción, ejecución y seguimiento de las normas y políticas públicas del Estado.// Los Tiempos

__________

Indígenas le exigen a Evo respetar la Constitución

Los indígenas que marcharon durante dos meses desde la Amazonía llegaron ayer a La Paz con un apoyo multitudinario, para defender por segunda vez ante el Presidente Evo Morales la reserva natural del Tipnis de la carretera que el mandatario insiste en construir en el centro del país.

Los centenares de indígenas, que recorrieron 600 kilómetros, fueron arropados ayer por miles de activistas y vecinos e intentaron entrar a la Plaza Murillo, donde están la Presidencia y el Parlamento, pero se los impidió la misma Policía que esta madrugada suspendió en el mismo lugar un motín por un aumento salarial.

Los indígenas criticaron a los policías y les tiraron monedas, porque hasta la madrugada ellos sitiaban armados el Palacio de Gobierno para exigir mejores salarios y suspendieron su protesta a cambio de un incremento de 100 bolivianos mensuales.

En medio de los forcejeos, la policía usó gas pimienta para repeler sin mayores consecuencias a los nativos, que reprocharon a los agentes haber usado esa plaza para su motín durante siete días y ahora impedir el paso de indígenas que caminaron por 62 días.

El apoyo a los nativos fue multitudinario pero no tuvo el mismo fervor mostrado por los paceños en octubre del año pasado, cuando llegó la primera caminata también desde la Amazonía en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Los indígenas, entre los que había un centenar de niños, estuvieron cerca de chocar con campesinos y mineros leales a Morales que se movilizaron ayer para expresar su respaldo al Gobierno.

La policía separó a los dos grupos, formados ambos por miles de personas, y persuadió a los dirigentes de los amazónicos de cambiar la trayectoria de su caminata para evitar choques.

El dirigente Lázaro Tacoó indicó que los nativos de la Amazonía y el Tipnis no han tenido otra opción que volver a marchar porque Morales viola sus derechos y no respetó una Ley que él mismo firmó en 2011 y protege la reserva ecológica.

Tacoó afirmó que Morales debe derogar una Ley promulgada después, a instancias de una contramarcha de campesinos afines y productores de coca, que convoca a una consulta sobre la realización de la obra en el Tipnis.

La movilización indígena rodeó ayer la plaza Murillo, pero no pudo vencer la custodia policial y sus dirigentes anunciaron que montarán un campamento a una cuadra de ese lugar para presionar al Gobierno a dialogar sobre el conflicto.

El Diputado indígena Pedro Nuni lamentó que Morales no haya permitido el ingreso de los indígenas a la plaza porque, a su juicio, es un desconocimiento "del sacrificio" realizado durante dos meses con la caminata desde la Amazonía.

En la reserva, de 1,2 millones de hectáreas, viven 14.000 indígenas de las etnias trinitaria-moxeña, yuracaré y chimán, en medio de un extraordinario hábitat animal y vegetal.

Los indígenas acusan a Morales de querer construir la carretera por el corazón del parque para favorecer la expansión de los cultivadores de coca.

Morales, que sigue siendo líder de los cocaleros, ha rechazado la denuncia y defendido el proyecto vial con el argumento de que ayudará a la integración de las regiones de Cochabamba y Beni.

Respete la Constitución

"Queremos decirle al Presidente que respete la Constitución y gobernará tranquilo", aconsejó a Evo Morales, el Presidente de la Subcentral del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), Fernando Vargas, en la concentración de bienvenida de la Plaza Mayor de San Francisco.

"Estamos marchando por el respeto de los pueblos indígenas, por las áreas protegidas, por la diversidad,� por el medio ambiente, por la madre tierra y por respeto a la Constitución y la democracia", remarcó.

"Aquí nos quedamos carajo, hasta que se resuelvan nuestros pedidos", enfatizó Vargas.

Los indígenas quieren un Gobierno "racional y consecuente" y rememorando el discurso que habría vertido en la Cumbre de Río+20, "queremos decirle al Presidente que no vaya a decir a Río+20 que es defensor del medio ambiente, cuando en su país no reconoce que el aire que respira es también el aire que nos brinda el TIPNIS".

Con relación a la Ley de Protección e intangibilidad del TIPNIS, le recordó al mandatario que "en ningún momento se le puso una pistola en la cabeza para que firmara la Ley 180", por tal motivo, se exige la anulación de la Ley 222 que desvirtúa la demanda del pasado año.// Jornada

__________

Marchistas exigen diálogo con Morales y rechazan al Conisur

Como medida de presión para abrir el diálogo, horas después de recorrer calles y avenidas de la ciudad, un grupo de los caminantes inició una vigilia en el atrio de la plaza San Francisco. La presidenta del comité de movilización, Bertha Bejarano, ratificó que permanecerán en La Paz hasta que sus demandas sean atendidas.

Fue una jornada de marchas en La Paz, pues otra movilización de organizaciones sociales en defensa del denominado proceso de cambio también recorrió calles y avenidas, desde El Alto hasta la plaza Villarroel.

“Tendrá que ser él (Evo Morales) quien dialogue con nosotros”, dijo otro dirigente, Fernando Vargas, quien reclama que el Jefe del Estado hubiera promulgado la Ley 222 de Consulta estando vigente la Ley 180 de Protección del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), el año pasado. Vargas habló en San Francisco en un acto de bienvenida organizado por la Alcaldía y la Asamblea de la Paceñidad.

Vargas descartó sentarse a la mesa del diálogo con dirigentes del Consejo Indígena del Sur (Conisur) que se movilizaron para pedir al Gobierno la Ley 222. La IX marcha demanda la anulación de esa ley y que no se construya la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el TIPNIS.

La caminata salió el 27 de abril de Trinidad, Beni, y completó su recorrido tras 62 días. La marcha intentó ingresar a la plaza Murillo, pero un fuerte resguardo policial se lo impidió. Los indígenas rodearon la plaza y en las calles Potosí y Ayacucho, e Ingavi y Yanacocha hubo amagos de enfrentamiento con la Policía.

Recibimiento. Finalmente, caminaron hacia San Francisco, donde fueron recibidos por el alcalde de La Paz, Luis Revilla, que sobre el escenario montado para la ocasión comprometió su apoyo y ayuda. Por su lado, el arzobispo de La Paz, Edmundo Abastoflor, celebró una misa.

“Estamos instalando una vigilia hasta que el Gobierno nos atienda. Nos quedaremos en la plaza San Francisco”, aseguró el coordinador de la marcha, Leandro Candapeí. Decenas de personas se sumaron y solidarizaron con la movilización que reclama respeto al parque TIPNIS.

Candapeí informó que los hombres de la marcha harán vigilia en San Francisco, mientras que las mujeres y niños se albergarán en el coliseo de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). Ayer, alrededor de 1.500 indígenas ingresaron a La Paz. En el mismo acto, el presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, planteó un voto castigo para Morales en las elecciones de 2014 por “dividir” a los indígenas y gobernar “sin escucharlos”.

Marcha pro gobierno

Indígenas

Desde El Alto marcharon ayer decenas de organizaciones indígenas en defensa del proceso de cambio. En la plaza Villarroel estuvieron a sólo una cuadra de la movilización por el TIPNIS.

La Policía gasificó a los dirigentes de la marcha

Efectivos policiales rociaron gas pimienta al rostro de al menos cuatro dirigentes de la IX marcha durante un forcejeo con los uniformados en la esquina de las calles Ingavi y Ayacucho. Los indígenas intentaban rebasar el cerco policial para ingresar a la plaza Murillo. Bertha Bejarano, presidenta del comité de movilización, y la indígena Aidé Ortiz fueron las más afectadas.

“Me han golpeado. Quisiera que el Presidente venga en persona acá y no mandar a estos pobres policías”, declaró Ortiz. Bejarano, con el rostro pálido y los ojos llorosos, fue separada del grupo durante al menos diez minutos hasta que se recuperó. El efecto del gas alcanzó a una treintena de personas cuya primera reacción fue retroceder, sin percatarse que atrás había mujeres y niños.

Otro afectado fue el presidente de la Subcentral del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), Fernando Vargas. “La Policía obedece órdenes. Nos vamos a San Francisco, no podemos poner en riesgo a los niños con los gases”, dijo. Mientras tanto, una multitud coreaba estribillos contra la Policía. “¡Vendidos por 100 bolivianos!”, decían levantando billetes de ese valor.

Indígenas recibieron la solidaridad paceña

El frío de Urujara fue aplacado con el calor de la población paceña que ayer salió a recibir a la IX marcha indígena en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Niños, adolescentes, hombres y mujeres afines a sus demandas aplaudieron el paso de la movilización en su recorrido hasta la Plaza Mayor de San Francisco.

“Conisur (Consejo Indígena del Sur) no es del TIPNIS”, “El TIPNIS mantiene el equilibrio climático”, “¡Fuerza hermanos del TIPNIS!”, fueron algunas leyendas escritas en pancartas en apoyo a los indígenas, que salieron el 27 de abril de la ciudad de Trinidad, Beni, con dirección a La Paz.

La IX marcha comenzó su descenso hacia el centro a las 10.35. Fueron más de cinco horas de caminata hasta su meta. En Urujara, en donde la columna se instaló por dos días a la espera de una solución al conflicto por la demanda salarial de la Policía, el frío había obligado a los caminantes a ponerse bastante ropa abrigada.

El jesuita Xavier Albó dio la bendición a la marcha y la presidenta del comité de movilización, Bertha Bejarano, pidió a las madres cuidar a sus niños. Al llegar a Villa Fátima, cocaleros de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) insultaron a los caminantes, aunque no hubo mayores incidentes.

Informados sobre el recorrido de otra columna, afín al Gobierno y que iba rumbo a la plaza Villarroel (por la que debía pasar la IX marcha), la del TIPNIS decidió cambiar su ruta prevista.

Los niños fueron los más mimados. La gente les regalaba galletas, jugos y juguetes. Los efectivos de la Patrulla de Auxilio Ciudadano (PAC), a la altura del puente Minasa, les invitaron agua. El calor de la gente se hizo sentir en todo el recorrido. De Trinidad a La Paz, la marcha estuvo marcada por denuncias contra sus dirigentes y un accidente de carretera que cobró la vida de dos hermanos.// La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top