a

Así como la actividad hidrocarburífera da pasos hacia la industrialización, hoy la gran minería tiene el reto de afrontar esa tarea de cara a continuar siendo – por los próximos cincuenta años- uno de los pilares de la economía nacional.

“Es preciso asumir nuevos retos en la minería para alcanzar la metalurgia e industrialización exigidos por la coyuntura internacional favorable a los precios de las materias primas. Urge darles un valor agregado a las exportaciones impulsando la industrialización de los minerales”, explica el experto en temas mineros y catedrático de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Víctor Condarco.

Minería en BoliviaEn esa dirección, activar los yacimientos de litio del Salar de Uyuni, de hierro del Mutún para su industrialización resulta claves para reanimar la gran minería. Estos dos mega proyectos se suman a la tímida proyección del cobre que, pese a las inversiones hechas en Corocoro, aún no tiene un peso significativo en la economía del sector. El estaño, sigue reinando en la actividad extractiva acompañado por la producción del oro que se pierde en la intensa actividad del cooperativista.

Durante los siguientes cincuenta años, la minería continuará impulsando la economía, debido a que en el país existen grandes reservas comprobadas de yacimientos de cobre, estaño, hierro y litio, afirmó Condarco.

Explicó que son varios los factores que han incidido para la recuperación minera, entre ellos los precios elevados de las materias primas en los mercados internacionales, la proliferación de las cooperativas mineras y la reactivación de la minería nacionalizada.

“Bolivia es y seguirá siendo un país minero. Por la información que tengo las reservas internacionales de minerales sobre pasan los $us 12.000 millones, sobre todo por la explotación de plata y estaño, y es el tercer país con más reservas de oro en la región con 18,3%, por lo tanto, durante los siguientes años el país continuará dependiendo de la exportación de materias primas y en este caso de los minerales”, dijo el experto.

Añadió que tras la crisis de la minería en la década de los 80, en los últimos años, este rubro recobró relevancia dando paso a la expansión de la minería cooperativizada y la “reactivación” de la nacionalizada, donde los proyectos de explotación del hierro del Mutún, de cobre en Corocoro, estaño en Huanuni y el litio en el salar de Uyuni, resultan siendo la apuesta del Gobierno.

Según el analista esta reactivación se refleja en las cifras de la producción minera durante el 2011 pasado, que fueron de 2.54 millones de toneladas, lo que significa un incremento de 150% respecto al periodo 2000 – 2005.

Añadió que en el periodo comprendido entre los años 2000 – 2005 las exportaciones mineras alcanzaron a $us 415 millones, en tanto que entre el 2006 y el 2011 esa suma alcanzó a $us 2.011, lo que significa un incremento de 384.58%.

Por su parte el presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Héctor Córdova, sostuvo que el sector de la minería estatal asumió el reto de impulsar cuatro “mega-proyectos” para la explotación del hierro, cobre, estaño y el litio en el salar de Uyuni.

Explicó que en el caso de los minerales (hierro, cobre y estaño), a través, de Comibol Bolivia exportará minerales fundidos dando un valor agregado y dejará de ser sólo exportador de “minerales en bruto”.// El Diario


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top