a


La discriminación es un problema que afecta a las personas que portan el virus y se animan a revelar su situación. Muchas pierden su trabajo.

La costumbre de beber y la promiscuidad son dos factores que inciden en la expansión del virus de inmunodeficiencia humana en Bolivia. Autoridades informaron que este mal afecta a unas 14.000 personas en todo el país.

SidaFalta de cuidado. El coordinador del Programa de Infecciones de Transmisión Sexual, Guido Monasterios, afirma que en el territorio nacional, el sida aumenta geométricamente, pues “cada año se duplican los casos presentados el año anterior”.

Durante una feria organizada ayer por el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz, en el Día Mundial de Lucha contra el Sida, Monasterios dijo que el mal se puede prevenir fácilmente con base en información y conductas saludables.

“El problema que tenemos en Bolivia es, tal vez, el alcoholismo, que hace que existan relaciones no controladas, no cuidadas y así aumenta el riesgo. El otro tema es la promiscuidad. Estas conductas no son las adecuadas para la convivencia”. El profesional agregó que una mayor prevención ayudaría a mantener a Bolivia como uno de los países con poca incidencia.

Incremento de casos. El viceministro de Salud, Martín Maturano, informó que unas 14.000 personas son portadoras de ese virus en el país, aunque sólo están oficialmente registradas 7.213, hasta septiembre. El 60 por ciento son mujeres.

De esta cantidad, “son más mujeres, cerca al 60 por ciento de los casos, y en una distribución regional, el departamento que tiene mayor cantidad de casos es Santa Cruz, con el 54%”.

De los casos registrados, Cochabamba reportó el 20 por ciento y es seguido por La Paz, con el 15 por ciento.

Maturano aseguró que el diagnóstico y el seguimiento son las únicas formas de cortar la cadena de transmisión.

Por ello, agregó, se promueve la “prueba rápida“, que consiste en una prueba gratuita que puede ser realizada en todos los centros hospitalarios y de salud.

Este análisis se realizó también en la feria, a través de la extracción de una gota de sangre a toda persona que se presentó. Se le entregaba el resultado en unos cuantos minutos.

Continúa la discriminación. Monasterios explicó que a pesar de la difusión y el conocimiento que existe sobre el tema, los portadores de este mal son objeto de discriminación, incluso por el personal médico que debe prestarles atención especializada.

“Todavía la gente tiene mucho miedo, el médico y la enfermera tenemos temor de transmitirnos el virus, siendo que clínicamente y estadísticamente está demostrado que no hay transmisión casual. Estamos en proceso de verificar que todo el mundo esté informado y romper estos tabúes, porque éste es un problema de algunas personas”.

En Bolivia, unas 1.600 personas reciben tratamiento antirretroviral, para evitar que desarrollen el sida.

La frase

“Vemos personas de todas las condiciones sociales que tienen VIH. No es un problema de pobres, ni de más abandonados, ni de gente que supone que puede estar en riesgo. En un virus fácil de transmitir”. Guido Monasterios / Coordinador del Programa de Prevención

La asociación cristiana femenina de la paz, qUE TRABAJA CON CUATRO UNIDADES EDUCATIVAS para informar sobre infecciones de transmisión sexual, afirma que la juventud es la que mejor responde y participa en esta temática.// La Prensa

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top