a


Sólo el 9 por ciento de los vehículos que se detienen a dejar pasajeros lo hace en las áreas habilitadas para el efecto.

De cada 100 minibuses que pasan por debajo del puente de la avenida Perú, en el sector conocido como El Trébol, 44 se detienen a dejar o recoger pasajeros, y el 91 por ciento de ellos (40) lo hace fuera del área de parada, es decir, sobre la vía, lo que crea no sólo congestión, sino riesgo para vehículos y peatones.

Tránsito admite que a veces deben dejar pasar este tipo de infracciones para no crear más congestionamiento.

Con agentes de parada. En el sector donde se inicia la Autopista y termina la avenida Montes, sitio conocido como Trébol, tanto en el carril de subida como de bajada, una parte de los puntos de parada son más utilizados para el parqueo de vehículos privados y motocicletas de policías.

El resto del área habilitada para paradas es poco utilizado por el transporte público, ya que, según se observó, los choferes prefieren parar al borde de este sector, dejar a sus pasajeros y partir nuevamente a velocidad, como si compitieran con otros.

Esta infracción es común incluso en presencia de agentes de parada que, cada tanto, piden a los vehículos arrimarse más a los puntos de parada, pero pocos hacen caso a esta petición.

Según el comandante departamental del Tránsito, coronel Carlos Gutiérrez, detener a un vehículo significa ocupar parte de la vía o del punto de parada, lo que también crea congestionamiento y, para evitarlo, a veces es preferible no detenerlos.

En el lugar se vio a cuatro agentes de parada inspeccionar vehículos, generalmente particulares, para controlar las licencias, por circular a alta velocidad o tener placas con restricción, ninguno por no utilizar la parada.

La culpa de todos. Si bien algunos minibuses se detienen en el área correcta de parada, no sucede lo mismo con los micros que llegan de El Alto, de los cuales no se vio a ninguno hacer uso del sector de parada.

Fabiola Cáceres, quien bajó de un minibús proveniente de la Ceja de El Alto, dijo que no tiene alternativa, porque si pide bajar cerca de la acera, el chofer se molesta, “hasta los ayudantes son malcriados y obligan a aprovechar cualquier detención”.

Germán Quispe, conductor de un minibús que llegó desde Río Seco, justificó el haberse detenido sobre la vía para dejar a dos pasajeros. “Es que si entramos, otros se paran a nuestro costado y nos tapan el paso, así tardamos y la gente nos riñe porque está apurada”.

Gutiérrez dijo que los puntos más conflictivos son: San Francisco, ahora la plaza Uyuni y las avenidas Camacho y Mariscal Santa Cruz, principalmente.

50 a 80 boletas de infracción diarias emiten, en promedio, los agentes de parada, según las autoridades.

La encuesta de percepción ciudadana sobre la calidad de vida en La Paz, del observatorio La Paz cómo vamos, muestra que 69 de cada 100 paceños admite que no se respetan las normas de tránsito, sólo 29 afirmaron que sí se las cumple.// La Prensa

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top