a


Si alguna vez existió el paraíso terrenal, ese lugar mítico debió de parecerse mucho a Gabón, una maravilla de la biodiversidad conocida como el "último Edén" de África por la gran riqueza natural de sus selvas tropicales.

En esta nación de la Cuenca del Congo, segundo pulmón verde del planeta después de la Amazonía, nada menos que el 85 por ciento del territorio (267.667 kilómetros cuadrados) está cubierto por junglas casi vírgenes donde miran al cielo 1.000 especies de árboles.

Ya hace nueve años, el entonces presidente de Gabón, Omar Bongo Ondimba (1935-2009), todo un paradigma del nepotismo y del gobernante corrupto, hizo un sorprendente anuncio que concitó el elogio unánime de la comunidad internacional: la creación de una red de 13 parques nacionales que ocupan el 11 por ciento del país. En porcentaje de área protegida, sólo un país, Costa Rica, puede presumir de tener más reservas naturales, aunque el tamaño total de los parques costarricenses es inferior al de los parques gaboneses.

Miles de elefantes, cocodrilos, hipopótamos, gorilas de montaña, chimpancés pigmeos, panteras, leopardos, tortugas laudes, búfalos y...¡hasta ballenas!... pueden verse en esos espacios protegidos.

La joya de la corona del tesoro natural de Gabón es, sin duda, el Parque Nacional de Loango (suroeste), entre los lagos Nkomi y Ndogo, donde bosques, ríos, sabanas, pantanos y el océano Atlántico componen una delicia paisajística de 1.550 kilómetros cuadrados.//La-razón

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top