a


A pesar de las elevadas tasas de interés, las pymes prefieren recurrir a casas de préstamos.

En Bolivia, el 75 por ciento de los préstamos a los que recurren la pequeña y mediana empresa proviene del campo informal. El sector prefiere recurrir a cualquier tipo de financiamiento debido a que el acceso a los créditos que ofrecen las entidades financieras formales tiene reglas inflexibles, según el estudio Servicios Financieros para el Desarrollo: Promoviendo el Acceso en América Latina, realizado por la CAF.

La primera parte de la séptima edición del Reporte de Economía y Desarrollo fue presentada por el vicepresidente de Estrategias de Desarrollo de Políticas de la CAF, Leonardo Villar, quien indicó que el promedio de empresas que recibieron créditos de instituciones formales en América Latina, de un 25 por ciento de encuestadas, es del 14 por ciento.

“En Bolivia hay buen desarrollo del microcrédito porque la fuente de financiamiento formal llega al 25 por ciento en comparación a América Latina, pero (vistas las cosas) del otro lado, hay un 75 por ciento de microempresarios que aún no tiene acceso a las entidades financieras formales y cuya principal fuente de recursos aún proviene de familiares, amigos o usureros (casas de préstamos) que cobran tasas de interés muchísimo más altas que el sector formal, que está fiscalizado”.

El ejecutivo destacó que las empresas que tienen restricciones de liquidez son las más pequeñas debido a que su crecimiento anual es del 2,2 por ciento; mientras que las empresas que no tienen restricciones son las grandes, que crecen a un ritmo del 8,6 por ciento anual.

Las razones. Según el director de Investigaciones Socioeconómicas de la CAF, Pablo Sanguinetti, las empresas medianas y pequeñas no solicitan préstamos formales a causa de los complejos procedimientos de aplicación, tasas de interés elevadas, privados que temen al riesgo moral (datos falsos de difícil comprobación) y la percepción que surge entre los prestatarios de que los créditos no serán aprobados.

Además, explicó que las fuentes informales reciben pagos diarios, semanales o quincenales y no tienen fecha de vencimiento.

41 por ciento de los microempresarios en Colombia recibe financiamiento de instituciones formales.

La frase

“En las microfinanzas, el sector informal no ha desplazado al formal como los prestamistas. Entonces, persiste un mercado dual donde el demandante de recursos escoge su fuente”.// La Prensa

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top