a

El Servicio Regional de Salud (Seres) de El Alto está alarmado por la gran cantidad de diabéticos y de factores de riesgo asociados que se detectan en esta ciudad. Considera que entre dos a cinco años podría convertirse en un problema de salud pública.

Bolivia Informa

La representante del Programa de Enfermedades No Transmisibles del Seres, Katty Mina Villafán, informó que hasta mayo de este año se registraron 1.192 casos de diabetes Mellitus I y II, cerca a la mitad de la totalidad presentada el 2010: 2.412 diabéticos.

Diabetes tipo I son los casos en los que el páncreas deja de funcionar prematuramente y el tipo II cuando se ha desarrollado la enfermedad de manera progresiva.

Las cifras de las enfermedades asociadas o que podrían desencadenar la diabetes también son elevadas: hasta mayo de este año se presentaron 2.902 personas mayores de cinco años con sobrepeso, el 61 por ciento de las 4.701 anotadas el año 2010.

Los hipertensos detectados en los cinco primeros meses del 2011 son 1.887, cuando el 2010 llegaron a 4.648 pacientes. “Es alarmante. Las cifras de El Alto nos preocupan bastante porque nos están indicando que los paciente diabéticos detectados van a representar un costo social para el municipio”, sentenció la experta en enfermedades no transmisibles.

“Aún no es un problema de salud pública, pero al ser multifactorial en dos y cinco años podría convertirse en un serio problema de salud pública”, advirtió.

Hace tres meses, en esta ciudad se desplegó una estrategia de detección de diabéticos con la instalación de carpas ambulatorias, principalmente ubicadas en las ferias de barrios, denominadas Puntos Vida, que proporcionan información y también  toman muestras de sangre para medir el nivel de azúcar en la torrente sanguíneo de los vecinos.

Esta actividad permitió detectar que en la ciudad de El Alto había una subinformación acerca de esta enfermedad, que según un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) del 2008, sólo alcanzaba al 2,4 por ciento de su población, cuando Santa Cruz tenía 8,6 por ciento, Cochabamba 8,7 y La Paz, 5,9.

Pero la especialista juzga que con las nuevas detecciones realizadas por los Puntos Vida, se superará ese porcentaje debido a la gran cantidad de casos que se reportan en esas carpas.

Si es que se llega al 3 por ciento, pronosticó, será necesario desplegar campañas de prevención de tipo I y II, la primera para evitar la enfermedad y la segunda para frenar su progresión en los pacientes, antes de llegar a la diabetes avanzada. Mina Villafán declaró que el 2012 se podrá contar con información real acerca de la situación de la diabetes en la población alteña y entonces tomar las aciones necesarias.

Al hablar de las razones por las que existe una gran cantidad de personas diabéticas en esa ciudad, Mina Villafán mencionó como factores a los cambios en los hábitos alimenticios que se producen en los migrantes del campo.

“Cuando el campesino viene a la ciudad, cambia totalmente sus hábitos de trabajo, de alimentación, empieza a comer comida chatarra, arroz, fideo, papa, chuño, especialmente frituras. Al cambiar sus hábitos de alimentación su cuerpo de desorganiza” y se desencadenan los problemas de salud.

Primero sobreviene la obesidad, luego la hipertensión, porque las venas se llenan de capas de aquerona (grasa), y juntos, obesidad e hipertensión, desencadenan la diabetes, porque el organismo está sobreexigido. La alarma en el Seres también se justifica porque las enfermedades asociadas, hipertensión y obesidad, también tienen cifras altas.

La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top