a

La justicia determinó aplicar tres medidas sustitutivas a la detención preventiva contra Samuel Doria Medina, entre ellas su arraigo. El empresario del cemento expresó su indignación por la decisión judicial.

Bolivia Informa

La audiencia comenzó a las 9.00 y por el lapso de una hora y media, la jueza 3° en lo Penal, Ximena Mendizábal, refutó las pruebas que el Ministerio Público había planteado en el transcurso de la audiencia de medidas cautelares, que comenzó el sábado y concluyó ayer en la Corte Superior de Chuquisaca.

Mendizábal le impuso a Doria Medina el arraigo, la presentación de cuatro garantes personales: dos en La Paz y dos en Sucre, así como la obligatoriedad de presentarse ante la justicia cada 15 días. También dictó similares medidas sustitutivas a la detención preventiva contra el ex rector Jaime Robles, quien fue arraigado y deberá presentarse cada 15 días ante la justicia y tener dos garantes personales.
Libertad. Contra el ex rector de San Francisco Xavier, Jaime Barrón, estableció que debe presentarse cada 20 días, ya que actualmente tiene detención domiciliaria por el caso 24 de mayo, mientras que para el actual rector, Wálter Arízaga, determinó su libertad irrestricta. Al término de la audiencia, el empresario Doria Medina expresó su indignación por la resolución de la jueza Mendizábal.

“Estoy indignado porque se me enjuicia y se toman estas medidas contra mí por haber generado empleo en Sucre, por haber hecho crecer a Fancesa; pero eso no me hace perder la fe ni en Bolivia ni en Sucre. Yo voy a seguir trabajando y pido también que no se pierda la fe en Bolivia porque este Gobierno es pasajero, estas arbitrariedades de la justicia son pasajeras”, dijo.
Empleos. Cuando se le consultó si la resolución era justa o injusta, Doria Medina respondió: “Si yo hubiera cometido algún delito, podría considerarse si es adecuada o no la medida, pero me están haciendo esto porque he generado más de 1.000 empleos en Chuquisaca, porque he hecho crecer esta empresa. Ése es mi único delito”.

Por su lado, Wálter Arízaga expresó su complacencia por el fallo y dijo que, a partir de ahora, dedicará más tiempo a administrar la universidad, y dejó “en manos de sus abogados y de Dios” el proceso judicial.

Por su parte, Barrón afirmó que esta sentencia confirma que en ningún momento se intentó hacer daño a la Alcaldía, sino que siempre se pensó en engrandecer a la factoría chuquisaqueña. La jueza fijó para dentro de 10 días una nueva audiencia y anunció que las partes tienen 72 horas para presentar una apelación. Doria Medina podría apelar.

La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top