a

Evo Morales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, defendió ayer el aumento del coste de los combustibles al asegurar que lo hizo para frenar el daño causado por el contrabando de carburantes, mientras que la oposición le pidió que anule la medida.

Morales justificó en un acto en La Paz que "la liberación de los precios de los hidrocarburos" se dio "para que no haya una sangría de la economía nacional" a causa del contrabando de combustibles, que causa pérdidas anuales por 150 millones de dólares.

"La medida que tomamos no es para hacer daño a nadie, el Gobierno jamás va a abandonar a los sectores de trabajadores, tenemos propuestas concretas para seguir avanzando, pero no podemos permitir que la plata siga chorreándose hacia fuera por el contrabando", dijo.

Los sindicatos de choferes cumplieron ayer parcialmente una huelga general e indefinida en rechazo al alza de los carburantes, mientras que en las ciudades de La Paz y Oruro hubo pequeñas marchas de protesta sin mayores consecuencias.

El Movimiento Sin Miedo (MSM), ex aliado del oficialismo, sostuvo en un comunicado que el "hipergasolinazo", como han llamado varios sectores al alza decretada, "es la expresión de la incapacidad gubernamental para frenar el contrabando" y es resultado de la "improvisación" del Ejecutivo en el manejo de los hidrocarburos.

El partido izquierdista deploró que Morales haya aplicado una medida que criticó a otros Gobiernos y pidió la anulación "inmediata" del decreto y la "reconducción" de la política para la producción sostenible de hidrocarburos.

El Comité Cívico de Santa Cruz acusó a las autoridades de haber mentido sobre la "bonanza económica" existente en el país y criticó que Morales "se vaya de paseo cada vez que las papas queman", en alusión a su viaje a Venezuela.

Opinión


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top